La Catedral de Notre-Dame se incendia en la tarde de París. Arde su bosque: su maderamen sobre el techo de exhausta piedra. Las gárgolas estarán por asfixiarse. El fuego se enrojece, se enfurece, se expande, respira como un monstruo. El humo fluye por los cielos como humores de melancolía.

Se oye un lamento colectivo cuando cae la aguja, La Flecha: quebrada, lanzada hacia el abismo. Se consume un símbolo, memorias, imágenes, ideas, palabras, edades. Los fieles parisinos rezan en las cercanías, mientras las llamas danzan su aquelarre entre las sombras.

Entre otras sombras, frente a la luz de las pantallas, presenciamos esta hoguera en todo el mundo.

*

Cronopoesía, de Iliana Rodríguez Zuleta, se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional. Basada en una obra en https://ilianarodriguez.com.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s