Otra vez he de cantar la luna.
Otra vez, a cielo abierto y agonía.
He de cantar sus azules en los patios,
los jazmines confidentes de sus brillos.


En mis sueños, la luna crece.
Es un fruto apetecible
en el árbol prohibido de la noche.


La cifra majestuosa.
Mis ojos en cenizas.

De: Iliana Rodríguez, Embosque, México, Universidad Autónoma de la Ciudad de México, 2013.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s