En el árbol prohibido

Otra vez he de cantar la luna. Otra vez, a cielo abierto y agonía. He de cantar sus azules en los patios, los jazmines confidentes de sus brillos. En mis sueños, la luna crece. Es un fruto apetecible en el árbol prohibido de la noche. La cifra majestuosa. Mis ojos en cenizas. De: Iliana Rodríguez,…