Babel

Se arruina la palabra en los oídos del otro,
se traiciona en la confusión, se dobla
enajenada en la romería de intérpretes.
Nunca una torre en la firmeza del concilio;
nunca un poema, una ley,
una carta de amor, un testamento,
una plegaria
que en única concordia
signifiquen.
¿Qué fuego para qué ladrillo, qué lengua
que enamore, qué palabra irreductible
a sinonimia se requiere
para construir una torre sin soberbia
que suba más allá
del más alto de los altos firmamentos?

© 1995, Iliana Rodríguez.

(De: Iliana Rodríguez, Claroscuro, México, Mixcóatl, 1995.)

Leer otros poemas.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s