Se arruina la palabra en los oídos del otro,
se traiciona en la confusión, se dobla
enajenada en la romería de intérpretes.
Nunca una torre en la firmeza del concilio;
nunca un poema, una ley,
una carta de amor, un testamento,
una plegaria
que en única concordia
signifiquen.
¿Qué fuego para qué ladrillo, qué lengua
que enamore, qué palabra irreductible
a sinonimia se requiere
para construir una torre sin soberbia
que suba más allá
del más alto de los altos firmamentos?

© 1995, Iliana Rodríguez.

(De: Iliana Rodríguez, Claroscuro, México, Mixcóatl, 1995.)

Leer otros poemas.

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s